Tina Winkhaus

MY PLEASURE TO SERVE YOU

Los usamos como decoraciones y les damos como regalos, como un signo de aprecio, de amor, sabiendo también que la probabilidad de rechazo o crítica es casi nula. Esa es la razón por la cual Winkhaus presenta una armonía casi utópica entre el artista y el observador. Winkhaus trata las flores como un viejo tema simbólico y las ha transformado en sus propios objetos. Los resultados son obras poderosas y multifacéticas cuya belleza perturbadora quita a las flores de su papel clásico. Muy familiar y, de repente, muy extraña, presenta un documento contemporáneo basado en un antiguo deseo de las bellas artes: la imagen inmortal de la belleza contemporánea. Entonces eso es lo que queremos. Y eso es lo que obtenemos. ¡Hermoso! Muchas gracias por las flores.

Jacqueline Thomae